Salud San Miguel (2)

Programa grupal de apoyo

Programa grupal de apoyo para adolescentes hijos de padres separados o divorciados

Investigador: Alfonso Zúniga Fuentes


Resumen


El objetivo de este estudio cuasi-experimental fue determinar el efecto de la aplicación de un programa grupal de apoyo en la adaptación de la conducta en 20 adolescentes hijos de padres separados y/o divorciados con edades comprendidas entre los 14 y 18 años de edad, comparándolos con un grupo en la misma situación que no participó en el programa, de similares edades, género y tiempo de separación de los padres, todos estudiantes de bachillerato del Instituto Nacional Francisco Gavidia de la ciudad de San Miguel (El Salvador). El programa grupal de apoyo estuvo constituido por diez sesiones, desarrollando una sesión semanal dirigida por un psicólogo y un colaborador, cada sesión comprendió varias actividades para favorecer el apoyo mutuo, el debate o discusión tuvo como objetivo que los adolescentes se dieran cuenta de sus reacciones negativas y pudieran descubrir otras formas positivas de afrontar la separación de los padres. Los resultados mostraron una diferencia estadísticamente significativa en la adaptación de la conducta entre ambos grupos, evidenciándose la utilidad de los grupos de apoyo en mejorar la adaptación de la conducta en los hijos de padres separados y/o divorciados.

Introducción

La ruptura familiar que incluye tanto la separación como el divorcio entre los padres, se considera habitualmente como un acontecimiento estresante (Pons y Barrio, 1995). En los últimos años estamos viviendo uno de los cambios más importantes que está sufriendo la familia: el incremento de separaciones y/o divorcios y como producto el aumento del número de familias monoparentales y de las formadas en nuevos matrimonios (Torrente y Ruiz, 2005). Autores como Homen, Canavarro y Leile (2005) expresan que el aumento de las tasas de divorcio parece estar relacionado con la aparición de determinados fenómenos como la entrada de la mujer al mundo del trabajo que hace posible cierta independencia económica y la promoción progresiva de valores individualistas que procuran la autorrealización en detrimento del compromiso con la familia. Así, las relaciones conyugales se están volviendo menos estables y es frecuente que muchos niños y adolescentes vivan la separación o divorcio de los padres. El divorcio representa una transición prolongada en la vida de los padres e hijos, y para estos últimos, el divorcio puede tener consecuencias negativas debido a que los progenitores carecen de habilidades para ayudar a sus hijos, y muchas veces la disciplina, el tiempo para jugar, la comunicación y el apoyo emocional se ven disminuidos. Homen et al. (2005) sostienen que la separación parental es un potente factor de estrés social que genera crisis al interior de la familia, lo que hace que los miembros del núcleo familiar estén sujetos a diversas modificaciones en sus vidas.

Consecuencias de la desestructuración familiar La separación parental interfiere en el bienestar psicológico del adolescente repercutiendo negativamente en la adaptación de la conducta ya que la separación parental es considerada como un factor causante de gran estrés. Los cambios en la estructura familiar pueden afectar el desarrollo de los menores contribuyendo a la aparición de problemas de adaptación, favorecidos por la ausencia del padre no custodio en el hogar, el rango de problemas también incluyen distracción, depresión y comportamiento agresivo, el padre que se queda con la custodia tiene limitado el tiempo y la energía que puede dedicar a los hijos. Así los niños de padres divorciados pasan muchas veces por la experiencia de tener menor atención, cariño y disponibilidad por parte de sus padres Este decremento en el apoyo parental puede aumentar la probabilidad de que aparezcan determinados problemas de adaptación que se manifiestan por problemas de rendimiento escolar y de funcionamiento adaptativo.

El número de adolescentes involucrados en separación o divorcio de los padres ha aumentado en el país (El Salvador) lo que crea la necesidad de diseñar estrategias de intervención ya que la separación de los padres es un factor de riesgo para el desarrollo de diversos problemas en la adaptación de la conducta.

Grupos de apoyo para hijos de padres separados Los grupos de apoyo pueden prevenir los problemas emocionales y comportamientos crónicos de los hijos de familias que se separan o divorcian ya que ayudan a una mejor comprensión de la situación, facilitan la elaboración de los sentimientos contradictorios vivenciados, favorecen una percepción positiva de sí mismos y fomentan el diálogo, incluso el familiar. Cualquier adolescente que vivencie el proceso de separación de sus padres puede presentar reacciones adversas en el plano emocional, social y académico, Mantilla (2005). Estos grupos de apoyo a través de los procedimientos psicoeducativos ayudan a absorber el sufrimiento, a comprender mejor la situación e identificar respuestas adaptativas que los adolescentes pueden implementar en sus vidas para afrontar la situación de divorcio de los padres, constituyéndose en una experiencia de aprendizaje efectiva.

Muchos de los menores tras la ruptura conyugal de sus padres se sienten diferentes hasta el extremo de ocultar activamente la separación de sus padres, lo cual les llega a producir un gran sufrimiento y angustia que en algunos casos desemboca en desequilibrio psicoemocional (Seijo, Fariña y Soage, 2003). Los jóvenes guiados en el programa grupal de apoyo, participan en actividades dirigidas a desmitificar los aspectos negativos asociados a la separación conyugal; en éste se destacan los recursos que tienen para poder afrontarlos. En este sentido, el grupo participante intercambia experiencias y ofrece el apoyo emocional necesario para minimizar los sentimientos negativos. Los dirigentes del programa usando distintos recursos como dramatizaciones, relatos de historias y dibujos, potencian la participación de los adolescentes en el programa; como resultado de esta intervención se espera que los jóvenes logren una mayor adaptación (Seijo, fariña, soage, 2003).

La investigación estuvo orientada a determinar los efectos de un programa grupal de apoyo en la adaptación de la conducta, definiéndose esta como el grado de adaptación que se alcanza en los aspectos personal, plano familiar, ámbito escolar y social; áreas que tienen mucha importancia en la prevención de diversos problemas en los adolescentes.

Debido a las relaciones entre la separación de los padres y la adaptación de la conducta en los adolescente los objetivos de este trabajo fueron: 1) analizar el efecto de un programa grupal de apoyo en la adaptación personal en adolescentes de padres separados; 2) analizar el efecto de un programa grupal de apoyo en la adaptación familiar en adolescentes de padres separados; 3) analizar los efectos de un programa grupal de apoyo en adolescentes de padres separados; 4) analizar los efectos de la aplicación de un programa grupal de apoyo en adolescentes de padres separados. Estableciendo las siguientes hipótesis: 1) el programa de grupos de apoyo mejora la adaptación personal en adolescentes de padres separados; (2) el programa de grupos de apoyo es efectivo en la mejora de la adaptación familiar en adolescentes de padres separados; (3) el programa de grupos de apoyo mejora la adaptación escolar en adolescentes de padres separados y, (4) la aplicación del programa de grupos de apoyo mejora la adaptación social en adolescentes de padres separados.

Materiales y método Diseño: El trabajo correspondió a un diseño cuasi-experimental con medidas de pre-post con dos grupos (Montero y León 2005), se realizó un análisis comparativo entre ambas condiciones de adolescentes de padres separados o divorciados.

Participantes: 40 adolescentes, el 50% de la muestra (n=20) participaron en el programa de apoyo grupal y el resto fueron los que no participaron en el programa, todos pertenecientes a familias mono parentales, el rango de edad osciló entre los 14 y 18 años, (M=16.25), el tiempo de haber trascurrido la separación para cada grupo era de menos de dos años (N=7), de 2 a 5 años (N=8) más de 5 años (N=5) todos estudiantes del Instituto Nacional Francisco Gavidia de la ciudad de San Miguel (El Salvador).

Instrumentos: Inventario de adaptación de la conducta (IAC, de la Cruz y cordero, 1981). Escala compuesta por 123 ítems para evaluar adaptación personal, familiar, escolar y social, siendo la puntuación máxima para el factor adaptación personal, adaptación familiar y adaptación social = 30 puntos y para la adaptación social 33 puntos.

Procedimiento: Las primeras acciones estuvieron orientadas a la obtención del permiso del director de la institución educativa; luego se trabajó en la adaptación de los términos o el lenguaje del instrumento a utilizar para adolescentes de El Salvador; después de seleccionar la muestra, se solicitó a los padres su consentimiento para que sus hijos participaran en el pre-test; subsiguientemente se desarrolló el programa grupal de apoyo en sesiones de dos horas de duración, una sesión a la semana haciendo un total de 10 sesiones; se administró el post test y, se finalizó con el análisis estadístico de los datos utilizando la prueba estadística perimétrica t de Student para comparar las puntuaciones.

Los resultados de la aplicación del programa reflejaron una mejoría en las medias de puntuaciones naturales en los resultados del cuestionario de adaptación de la conducta; siendo la adaptación familiar la que presentó mayor diferencia de medias =5.7, seguida de la adaptación social con una diferencia de medias de 4.9, lo que pudo estar relacionado con la mayoría de actividades del programa focalizadas en estas áreas de adaptación. El análisis estadístico de la adaptación global por la prueba t de Student encontró una diferencia estadísticamente significativa entre los dos grupos, de lo que se puede inferir que los adolescentes envueltos en separación y divorcio de los padres pueden beneficiarse de los programas de intervención psicológica grupal ya que estos necesitan ayuda para poder afrontar de forma positiva dicha transición. La tabla muestra claramente que las áreas de adaptación que más se mejoraron fueron la de adaptación familiar y la de adaptación social, áreas que tienen mucha importancia en la prevención de diversos problemas de comportamiento.

Discusión

El propósito de este estudio fue analizar los efectos de los grupos de apoyo en la mejora de adaptación de la conducta en adolescentes de hogares separados o divorciados. La evaluación de las intervenciones realizadas ha demostrado que los grupos de apoyo para hijos de padres separados o divorciados ofrecen un contexto favorable que ayuda a los adolescentes a mejorar la adaptación de la conducta, favoreciendo la comprensión del proceso. Estos resultados son coherentes con los encontrados por Mantilla (2005), quien encontró que la participación de los adolescentes de familias separados en los grupos de apoyo fomentan un ambiente grupal de apoyo mutuo, ayudando a los niños a expresar e identificar sentimientos, promover la comprensión de los conceptos relacionados al divorcio y favorecer la percepción positiva de si mismos; a la vez estos resultados son equivalentes a los obtenidos por Pedro-Carroll y Cowen (1985) quienes obtuvieron resultados positivos al aplicar programas grupales.

Por lo que estos procedimientos pueden ser incorporados por psicólogos y educadores para ayudar a los adolescentes de hogares separados o divorciados dentro de los contextos escolares. La presente práctica nos lleva a la conclusión de que los grupos de apoyo constituyen una acción preventiva ya que posibilitan el conocimiento de la situación, la elaboración de los sentimientos contradictorios, el diálogo familiar y la elaboración de la crisis; todo lo cual favorece la adaptación de la conducta en adolescentes de padres separados o divorciados.

Bibliografía

  1. De la Cruz, M. y Cordero, A. (1981) IAC. Inventario de adaptación de la conducta. Madrid: TEA Edicione
  2. Homen, t., Canavarro, M.y Leile, A. (2005) Factores protectores y de vulnerabilidad en la adaptación emocional y académico de los hijos al divorcio de los padres. Iberpsicologia, 10, 1-17.
  3. Mantilla, R. (2005) grupos de apoio para filhos de pais separados e divorciados. Iberpsicologia, 10, 19-38.
  4. Montero y Leon, O.G. (2005) Sistema de clasificación del método en los informes de investigación en psicología. International Journal of Clínical and Heath Psychology, 5,115-127.
  5. Pedro-Carroll, J.L.y Cowen, E. (1985) the Children Cope With Divorce Program. Journal of Consulting and Clinical Psychology.14, 277-290.
  6. Pons G.Y Barrio V. (1995). Efectos del divorcio sobre la ansiedad de los hijos. Psicothema 7, 489-497.
  7. Seijo, D., Vásquez, M. y Fariña. (2003) Flexibilización del concepto de familia con menores preadolescentes que han sufrido la separación de sus padres, Revista Galego-Portuguesa de psicología e educación, 10, 251-262.
  8. Torrente, G. y Ruiz. (2005) Procesos familiares relacionados con la conducta antisocial de adolescentes. Apuntes de psicología, 23, 41-52.

 

Leer más ...

Programa de atención psicológica

Programa de atención psicológica para familias en condiciones de desintegración familiar y de pobreza rural del Cantón el Zamorán, municipio de San Miguel

Investigador: Alfonso Zúniga Fuentes


El presente proyecto está dirigido a las familias desintegradas, por la separación, abandono y divorcio de los padres, situación que tiene un impacto emocional en la vida de los niños, lo que hace necesario asistir a estos padres, para que ellos a su vez puedan ayudar a sus hijos a sobrepasar esta confusa etapa.

La separación de los padres representa una amenaza para los hijos ya que a través de la presencia de ambos padres satisfacen sus necesidades de seguridad y de pertenencia, si la separación no es abordada por los padres en forma adecuada genera en los hijos comportamientos sumamente negativos, como son un malestar profundo, un alto nivel de ansiedad, los problemas más frecuentes que generan suelen ser emocionales, seguidos de los problemas escolares, sociales y físicos pudiendo desarrollar riesgos antisociales, si se manifiestan en la tendencia a desobedecer, y romper las reglas, son muy comunes la reacción de miedo, enojo, culpa, soledad, problemas de sueño.

El diseño de un programa de tratamiento psicológico para hogares desintegrados podrá contribuir a la disminución de la problemática planteada, los sentimientos derivados de una separación pueden estar presentes durante mucho tiempo, incluso se pueden reanudar a lo largo de los años. Sobre los efectos de la separación dependen del modo en que los padres mantienen con los hijos unas relaciones sanas y equilibradas lo que hace necesario ayudar a los padres para que puedan ayudar a sus hijos a lograr una mejor adaptación, considerando el rol preponderante de las madres o padres que ejercen la custodia en la adaptación psicosocial de sus hijos, el programa se orienta a trabajar en forma de talleres uniparentales, es decir orientado a la madre o padre.

Las familias separadas forman una parte numerosa de nuestra realidad actual por lo tanto requiere de una atención especial que ayuden a reducir los factores de riesgo ante los efectos de la separación y fomenta a través del desarrollo del programa de los factores protectores de las consecuencias negativas ante la separación el cual está estructurada en 12 sesiones con madres o padres (monoparental) que no tengan más de 2 años de separación por considerar que es durante los primeros dos años después, son un período de crisis ya que el cambio familiar, doméstico, económico, emocional y social que genera la separación de los padres.

El fin primordial del proyecto fue lo siguiente: El programa de tratamiento para familias desintegradas que pretende ser una respuesta a la necesidad de aquellos profesionales psicólogos, educadores, asistentes sociales de contar con las herramientas básicas para abordar las consecuencias negativas de la desintegración familiar en los hijos, desde una forma práctica con beneficios para los hijos y para la familia. El diseño de un programa de atención psicológica para que futuros conductores se sientan seguros y apoyados con puntos exactos de sesión a sesión que le facilite el trabajo con este segmento familiar. Con el desarrollo del programa en la población meta se mejoró la satisfacción familiar de autoconcepto familiar y se disminuyeron las respuestas emocionales de los hijos ante la separación. Conocer las reacciones emocionales que presentan los hijos ante la separación de los padres. Mejorar las distancias afectivas y la comunicación familiar. Superar sentimientos de autocompasión y dolor Disminuir el rencor hacia los padres.

La elaboración y aplicación del programa tuvo como finalidad crear condiciones en que los padres puedan utilizar sus propios recursos para resolver las dificultades que tienen con sus hijos, pretendiendo estimular la reflexión y ofrecer herramientas para llevar a cabo cambios autogenerados alcanzándose las siguientes metas: Se disminuyeron reacciones emocionales de los hijos ante la separación. Se mejoraron las satisfacciones familiares de los hijos y padres. Se mejoró el autoconcepto familiar de los hijos Explotar las distancias intrafamiliares y descubrir como modificar las distancias afectivas. Facilitar la comunicación con los hijos. Reflexionar sobre las formas de ayudar a los hijos y valorar el acuerdo entre los padres. Se trabajaron los sentimientos no elaborados de pérdida, tristeza y abandono.

La elaboración y puesta a prueba del programa psicológico de atención a las familias desintegradas fue de tipo cuasi – experimental, se diseñó de un solo grupo con evaluación pretest y postest, partiendo de un estudio diagnóstico de las características que presentaban las familias de hogares desintegrados con un tiempo de evolución no mayor a dos años, luego se procedió al diseño de las actividades de 12 sesiones con un enfoque participativo y vivencial, en cada sesión se planteó un tema central alrededor del cual se organizaron ejercicios que por su carácter participativo crearon un ambiente propicio para la reflexión y exploración de nuevas conductas. Esta metodología permitió a los padres vivenciar su propia realidad y visualizar desde su propia perspectiva, propiciando discusiones grupales donde el intercambio de ideas se transformó en fuente de riqueza para todos. El programa ejerció un impacto positivo en las variables de satisfacción familiar, autoconcepto familiar y reduciendo las reacciones emocionales que presentan los hijos ante la separación de los padres. El estudio tuvo un impacto positivo ya que el programa comprobó su efectividad y puede servir de guía a otros profesionales que lo consideren útil.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS