Programa de atención psicológica

Programa de atención psicológica para familias en condiciones de desintegración familiar y de pobreza rural del Cantón el Zamorán, municipio de San Miguel

Investigador: Alfonso Zúniga Fuentes


El presente proyecto está dirigido a las familias desintegradas, por la separación, abandono y divorcio de los padres, situación que tiene un impacto emocional en la vida de los niños, lo que hace necesario asistir a estos padres, para que ellos a su vez puedan ayudar a sus hijos a sobrepasar esta confusa etapa.

La separación de los padres representa una amenaza para los hijos ya que a través de la presencia de ambos padres satisfacen sus necesidades de seguridad y de pertenencia, si la separación no es abordada por los padres en forma adecuada genera en los hijos comportamientos sumamente negativos, como son un malestar profundo, un alto nivel de ansiedad, los problemas más frecuentes que generan suelen ser emocionales, seguidos de los problemas escolares, sociales y físicos pudiendo desarrollar riesgos antisociales, si se manifiestan en la tendencia a desobedecer, y romper las reglas, son muy comunes la reacción de miedo, enojo, culpa, soledad, problemas de sueño.

El diseño de un programa de tratamiento psicológico para hogares desintegrados podrá contribuir a la disminución de la problemática planteada, los sentimientos derivados de una separación pueden estar presentes durante mucho tiempo, incluso se pueden reanudar a lo largo de los años. Sobre los efectos de la separación dependen del modo en que los padres mantienen con los hijos unas relaciones sanas y equilibradas lo que hace necesario ayudar a los padres para que puedan ayudar a sus hijos a lograr una mejor adaptación, considerando el rol preponderante de las madres o padres que ejercen la custodia en la adaptación psicosocial de sus hijos, el programa se orienta a trabajar en forma de talleres uniparentales, es decir orientado a la madre o padre.

Las familias separadas forman una parte numerosa de nuestra realidad actual por lo tanto requiere de una atención especial que ayuden a reducir los factores de riesgo ante los efectos de la separación y fomenta a través del desarrollo del programa de los factores protectores de las consecuencias negativas ante la separación el cual está estructurada en 12 sesiones con madres o padres (monoparental) que no tengan más de 2 años de separación por considerar que es durante los primeros dos años después, son un período de crisis ya que el cambio familiar, doméstico, económico, emocional y social que genera la separación de los padres.

El fin primordial del proyecto fue lo siguiente: El programa de tratamiento para familias desintegradas que pretende ser una respuesta a la necesidad de aquellos profesionales psicólogos, educadores, asistentes sociales de contar con las herramientas básicas para abordar las consecuencias negativas de la desintegración familiar en los hijos, desde una forma práctica con beneficios para los hijos y para la familia. El diseño de un programa de atención psicológica para que futuros conductores se sientan seguros y apoyados con puntos exactos de sesión a sesión que le facilite el trabajo con este segmento familiar. Con el desarrollo del programa en la población meta se mejoró la satisfacción familiar de autoconcepto familiar y se disminuyeron las respuestas emocionales de los hijos ante la separación. Conocer las reacciones emocionales que presentan los hijos ante la separación de los padres. Mejorar las distancias afectivas y la comunicación familiar. Superar sentimientos de autocompasión y dolor Disminuir el rencor hacia los padres.

La elaboración y aplicación del programa tuvo como finalidad crear condiciones en que los padres puedan utilizar sus propios recursos para resolver las dificultades que tienen con sus hijos, pretendiendo estimular la reflexión y ofrecer herramientas para llevar a cabo cambios autogenerados alcanzándose las siguientes metas: Se disminuyeron reacciones emocionales de los hijos ante la separación. Se mejoraron las satisfacciones familiares de los hijos y padres. Se mejoró el autoconcepto familiar de los hijos Explotar las distancias intrafamiliares y descubrir como modificar las distancias afectivas. Facilitar la comunicación con los hijos. Reflexionar sobre las formas de ayudar a los hijos y valorar el acuerdo entre los padres. Se trabajaron los sentimientos no elaborados de pérdida, tristeza y abandono.

La elaboración y puesta a prueba del programa psicológico de atención a las familias desintegradas fue de tipo cuasi – experimental, se diseñó de un solo grupo con evaluación pretest y postest, partiendo de un estudio diagnóstico de las características que presentaban las familias de hogares desintegrados con un tiempo de evolución no mayor a dos años, luego se procedió al diseño de las actividades de 12 sesiones con un enfoque participativo y vivencial, en cada sesión se planteó un tema central alrededor del cual se organizaron ejercicios que por su carácter participativo crearon un ambiente propicio para la reflexión y exploración de nuevas conductas. Esta metodología permitió a los padres vivenciar su propia realidad y visualizar desde su propia perspectiva, propiciando discusiones grupales donde el intercambio de ideas se transformó en fuente de riqueza para todos. El programa ejerció un impacto positivo en las variables de satisfacción familiar, autoconcepto familiar y reduciendo las reacciones emocionales que presentan los hijos ante la separación de los padres. El estudio tuvo un impacto positivo ya que el programa comprobó su efectividad y puede servir de guía a otros profesionales que lo consideren útil.

Valora este artículo
(0 votos)
Más en esta categoría: Programa grupal de apoyo »
volver arriba