El precio de los productos de la canasta básica

El precio de los productos de la canasta básica y su incidencia en la economía familiar de los habitantes de la zona rural de la ciudad de Usulután Investigadores:
Lic. Zergio Joaquín Bonilla Silva
Lic. Hugo Ernesto Alberto Cerna

RESUMEN

El Salvador, como un país en vías de desarrollo, cuenta con un conjunto de condiciones favorables y potencializables, de tal manera que se vive una situación económica poco solvente para la gran mayoría de sus habitantes, analizándolo en el sentido de un bajo poder de compra, carencia en accesos a servicios básicos, nivel de alfabetización aceptable pero deficiente en contenido, alta tasa de migración, altos índices de subempleo, desempleo, entre otros.

Las Unidades Económicas Familiares (UEF), en su mayoría, se esfuerzan día con día, de tal manera que puedan alcanzar la cantidad de recursos necesarios para satisfacer sus necesidades básicas; indicando con ello que tan solo un bajo porcentaje cuenta con solvencia económica para establecer una demanda básica; habiendo otros sectores familiares, que no cuentan con las condiciones suficientes que le permitan demandar los productos básicos.

El sector informal de la economía, muestra una preocupación intermitente, en el sentido de que su oferta puede ser remplazada por una oferta de calidad y bajos costos, lo que generará mas desempleo o eliminación de fuentes de financiamiento doméstico, creando con ello poco dinamismo en su manutención, y a la vez. Este efecto creará mayor pobreza en El Salvador, porque un alto porcentaje de la población sobrevive con el comercio informal.

La demanda de la canasta básica, cada vez en mas limitada en los periodos económicos, debido a que los incrementos en precios (inflación) que sufren dichos productos, desestimulan la adquisición de estos, así como el acercamiento existente entre la oferta y la demanda, de tal manera que la inflación está en contra de la capacidad adquisitiva de los habitantes. Este fenómeno, afecta a toda la población, incluyendo la zona rural de la Ciudad de Usulután, en donde sólo es 10% de los consumidores es receptivo libremente a los productos de la canasta básica, inferenciando en que un 90% de dicha población no demanda en su totalidad los productos de dicha canasta.

El problema en el casco rural de la Ciudad de Usulután, se da en el sentido de que las personas no cuentan con la cantidad necesaria de recursos económicos y por el alto nivel de dependencia de las remesas familiares.

Las medidas gubernamentales son consideradas como medidas de ajuste presupuestario, que en este caso exige que el poder de compra de los consumidores no posea la elasticidad necesaria para responder a esta expansión de la categoría de compras. Los habitantes de la zona rural de la Ciudad de Usulután, no gozan con la disposición económica inmediata para responder efectivamente a la inflación de la canasta básica, generando con esto una baja tasa de acceso del mercado consumidor rural a los productos de la misma, traduciéndose en un aumento de los índices de pobreza en el país.

La mayor parte de las personas encuestados poseen más de 35 años de edad, lo cual da la pauta para afirmar que están conscientes del aumento de los precios en los productos de la canasta básica, lo cual los lleva a comparar con 10 a 15 años atrás y ven un considerable aumento en el costo de la vida. Manifiestan que su ingreso mensual no es suficiente para llevar a cabo la demanda de productos de la canasta básica, en función de que sufren un alza de precios muy significativo, y que no es proporcional a su incremento en el ingreso. Un gran porcentaje de las personas encuestadas, manifiestan que demandan los productos semanalmente, debido a que en su mayoría es cuando reciben ingresos y Nivelan la despensa familiar básica.

Las familias de la zona rural de la Ciudad de Usulután, no cuentan con los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades con los productos de la canasta básica, debido a que no cuentan con la disposición inmediata para hacer efectiva la demanda de dichos bienes, a pesar de que estos tengan fácil acceso y disponibilidad en tiendas. No se efectúa frecuentemente la compra de productos sustitutos para reemplazar los bienes de la canasta básica, debido a que en muchas ocasiones el precio de estos es mucho más elevado que los de la canasta básica; además muchas veces no están disponibles en las tiendas cercanas.

La frecuencia de compra de productos de la canasta básica, se realiza semanalmente, debido a que en este periodo se da la fuente de ingresos principal, y es cuando las personas efectúan el volumen de compras adecuado, es decir, se desplazan a la plaza ha efectuar la demanda.

Valora este artículo
(17 votos)
volver arriba